Palabras de bienvenida de la Ministra Sánchez Cordero al Ministro Medina Mora

El día de hoy (17 de marzo de 2015) el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación dio la bienvenida al Ministro Eduardo Tomás Medina Mora Icaza, en la ceremonia de imposición de toga magisterial. Comparto con ustedes el discurso brindado por la Señora Ministra Olga Sánchez Cordero:

“Señor Ministro Luis María Aguilar Morales, Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, del Consejo de la Judicatura Federal y de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación,señora Ministra, señores Ministros, señor Ministro Eduardo Tomás Medina Mora Icaza, señoras Consejeras, señores Consejeros, señora Magistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, señores Magistrados, señor Presidente del Tribunal Electoral, estimada familia de Don Eduardo Tomás Medina Mora Icaza, amigas y amigos todos.

El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación me ha encomendado la honorable tarea de darle la bienvenida a esta institución; una institución cuyo camino de consolidación en democracia ha sido de capital importancia, no sólo para la Nación sino para cada una de las personas que la integramos. Le doy a nombre de mi compañera Ministra y de mis compañeros Ministros la más cordial bienvenida a esta institución del Estado Mexicano.

Señor Ministro le recibe una institución a la que hoy me atrevo a afirmar: todos los mexicanos se encuentran abiertos a escuchar los muy diversos argumentos y las diferentes posturas de quienes acuden ante ella a dirimir sus conflictos, una institución que a diario se involucra en un debate serio, minucioso a fin de determinar cuál es la solución que más se ajusta a nuestro pacto social.

Le doy la bienvenida a una institución plural, neutral, independiente y colegiada. Lo recibe el Tribunal Constitucional del Estado Mexicano, un institución que tiene hoy un papel fundamental en nuestra democracia, que es un elemento consustancial a ésta, precisamente porque es la encargada de defenderla.

Lo recibe una institución que al tiempo que defiende, respeta y garantiza los derechos de todas las personas, potencializa la participación de ellas en el orden democrático a través de los casos que le son sometidos a su consideración.

Lo recibe una institución que durante toda la vida independiente de México ha sido impulsora de grandes cambios, una institución protagonista de la historia, representativa de los momentos históricos que le ha tocado vivir y que hoy responde a un modelo plural de Estado, no homogéneo, un modelo en el que la premisa es la diferencia y, por tanto la solución radica en el diálogo y en la discusión democrática.

Lo recibe una Corte que se inserta en un modelo global, en el que sus pares, en la mayoría de los Estados democráticos dialogan y deciden en torno a los derechos humanos de todas las personas, tratando de hacer de ese enfoque el objetivo prioritario de su quehacer; una Corte que ha sido merecedora de premios internacionales en esta materia; una Corte que hoy centra sus debates en definir sus alcances, lo que son, pero más importante aún de lo que los ciudadanos podemos hacer con ellos.

Lo recibe señor Ministro, una Corte cuyo proceso de evolución ha sido largo y nunca exento de tropiezos, una Corte que ha vivido un proceso de transformaciones, que hay que decirlo claro y fuerte no tiene marcha atrás.

Como sabemos, en México muchas personas desde los más variados y diferentes frentes hemos trabajado duro para hacer posible la existencia de un Tribunal Constitucional fuerte e independiente como hoy lo conocemos.

Para llegar hasta lo que esta institución nos representa ha sido necesarios cambios y reformas constitucionales y legales, acuerdos políticos pero también cambios culturales, de rompimiento de paradigmas, de mentalidad y de actitud.

He participado modestamente de esta transformación desde hace veinte años y hoy, sin temor a equivocarme, puedo decirle que la Corte a la que llegué alguna vez con mis inquietudes e incertidumbres no es para nada la Corte, señor Ministro, que hoy lo recibe y que yo estoy a punto de dejar.

La Corte que encontré al llegar hace veinte años tenía una idea de los derechos muy diferente, se llevaba a cabo la interpretación constitucional con herramientas teóricas que ya hoy no corresponden a esta nueva realidad, el espectro de los derechos era limitado; había derechos que ni siquiera eran reconocidos.

La Corte a la que llegué concebía el orden constitucional en una esfera limitada de poderes y funciones, sin considerar organismos constitucionales autónomos, sin considerar la nueva realidad jurídica del nuevo orden llamado Distrito Federal.

El país era otro, los problemas eran otros, pero la necesidad del diálogo siempre ha estado presente, lo estuvo hace veinte años, lo está ahora más que nunca, por eso puedo decir también, sin temor a equivocarme que ese proceso de transformación institucional comienza en lo individual e implica un compromiso muy grande; un compromiso vital que va más allá de nuestras capacidades y cualidades personales, el proceso de transformación de lo que uno es al acceder al noble cargo de juez constitucional hasta convertirse en ello es un camino largo y sinuoso, ––lo fue para mí––.

De muchas transformaciones internas, de muchos paradigmas rotos, de muchas renuncias y de muchas dimisiones. El camino que lleva a convertirse en un juez constitucional es un camino que pasa por comprender que se es guardián de la Constitución y que eso significa defender los derechos humanos de todas las personas, de todas aquellas que acuden a esta instancia, realizando a forje de sentencia, la justicia más elemental.

Ser juez constitucional es ser también un árbitro entre los diversos y diferentes poderes que existen en un Estado de derecho; se requiere también del alto grado de sensibilidad y humanismo, de refinamiento teórico, pues se resuelven a través del derecho conflictos que muchas veces tienen su origen político; y por ello, quizá más que cualquiera otra cualidad se requiere de imparcialidad y de neutralidad institucional.

Pero la imparcialidad es un aspecto interno que atañe al juzgador, ya que debe lograr decisiones y acuerdos en medio de profundas diferencias derivadas de muchos factores. El consenso para construir las decisiones en un órgano colegiado, que se integra colegiadamente, es algo muy complejo, pero su capacidad de diálogo, de interlocución, de argumentación, señor Ministro, estoy segura serán la clave para lograr que su voto no sea sólo uno más, sino el de mayoría y si no fuera ese el caso el del testimonio que dejen en sus votos particulares, que habrá de decir mucho de su papel como juez constitucional.

Una de las más altas responsabilidades y distinciones que como jurista una persona puede tener es la de ocupar un lugar en este Tribunal Constitucional, en el Tribunal Constitucional del Estado Mexicano. Por eso señor Ministro lo felicito y estoy segura que su paso por esta Corte será recordado por un juez que propició discusiones democráticas, un juez activista en el diálogo, como un juez defensor de los derechos humanos, un juez defensor de la Constitución, porque defender a la Constitución es defender un modelo particular de democracia, la democracia constitucional.

Sea usted bienvenido señor Ministro a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Constitucional de todos los mexicanos. Muchas gracias señor Ministro”.

La versión estenográfica completa puede consultarse en este link.

Un comentario

  1. Gladys Isabel Dominguez Morales · · Responder

    Ser ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es privilegio que debe ser sustentado durante el encargo correspondiente, debe demostrar y sustentar el por qué fue elegido, debe optar por el progreso del sistema jurídico mexicano, aportar nuevas perspectivas basado en los instrumentos internacionales en pro de los ciudadanos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: